RESILENCIA

Porque desde que nos vamos de nuestros hogares buscando un futuro, sabemos que nuestras raíces siempre nos van a estar esperando. Porque los días, noches, feriados y vacaciones fuera valen la pena al saber que tenemos un pueblo detrás que nos respalda. Porque no es fácil irse de casa, no es fácil dejar la comodidad del amor chilote, las juntas, los amigos, las tradiciones, la familia. Porque las primeras despedidas son las más difíciles, pero aprendemos a aceptar el destino y a continuar en la lucha, aprendemos que no todos tienen nuestra oportunidad, y luchamos por ello, y sufrimos, pero volvemos. Y aunque no estemos físicamente en nuestra isla, sabemos que todos somos chilotes antes que chilenos, que nuestra tierra siempre estará esperándonos para volver, al calor de la estufa, a los asados, a la familia.

Porque nuestro mar no se equipara a ningún otro, nuestro sol calienta más que mil caribes y nuestra comida llena más corazones que las 5 estrellas.

Porque somos hijos e hijas del mar, de la tierra y del campo. Nacidos entre las tradiciones, entre el calor de la estufa y la lluvia eterna. Criados entre seres mitológicos y la magia del sur. Forjados en el aguante campesino y la dulzura de las abuelas. Chilotes y chilotas resilientes.

Nombre

Javiera López Aguilar

25

Lugar de residencia

Putemún, Castro, Chiloé